Archivo del blog

viernes, 31 de julio de 2015

Cubierta e ilustraciones para la novela de Sebastià Alzamora «La Malcontenta»

«La Malcontenta» es una novela breve muy difícil de encasillar y ese es, quizá, uno de sus principales atractivos. El tono es casi el de un western crepuscular, de aquellos que filmaba Sergio Leone, en los que la cámara se demoraba en describir la caída de una gota de agua sobre el sombrero de alguno de los personajes y donde, en medio de una belleza desolada, aderezada con música de Morricone, siempre parecía que estaba a punto de ocurrir algo terrible (y a menudo, ocurría). Pero es también una de aquellas historias que podrían haber contado los ciegos de pueblo en pueblo, historias que relataban las malandanzas tremendas de unos personajes proscritos, enraizados en un paisaje y una época. Añádase a todo ello una ambientación en la Mallorca del siglo XIX y unas pinceladas de género fantástico.

Para los encabezados de los capítulos he realizado algunas viñetas que recuerdan a aquellos toscos grabados de madera de la literatura de cordel. Decidí divertirme, agarrar las gubias y volver a trabajar en linóleum, una técnica que sólo había experimentado en mis años de estudiante.

«L'amor». La Malcontenta







«La tos». La Malcontenta



«La venjança». La Malcontenta

«La geperuda de la lira». La Malcontenta




«Claus de Crist». La Malcontenta


La cubierta que había marcado el estilo y que, en principio iba a salir, era esta:



© Carlos Cubeiro



Pero el departamento de márqueting de la editorial la encontró muy extraña y decidió apostar por lo seguro, así que, entre los diseñadores del grupo Planeta y yo acabamos haciendo esta otra:








sábado, 11 de julio de 2015

Cubiertas para «novela negra»

La cubierta de «El lleopard» marcó la pauta para esta pequeña colección (los títulos de Jo Nesbø) dentro de otra colección (A tot vent, Proa).  Creo que a menudo los editores están demasiado preocupados por mantener las características gráficas de una colección, mientras paralelamente se descuida la coherencia del catálogo. Esto es un hecho fácilmente constatable en colecciones emblemáticas, como los clásicos Austral, que todavía dan vueltas y vueltas en torno a un diseño que, ni conserva la esencia del original, ni se acaba de desvincular, mientras da cabida a autores mediáticos que restan credibilidad al conjunto del catálogo. El resultado es que el lector hace mucho tiempo que ha dejado de creer en las colecciones y se interesa más por títulos particulares.
Por tanto, a estas alturas, plantear una gráfica coherente para una serie de libros sólo resulta útil e interesante si estos libros tienen, en efecto, una conexión entre sí.
Por eso me parece muy buena idea lo de crear colecciones dentro de las colecciones. Gráfica de «best-seller» sin emplear la Trajan, lo que siempre es un alivio…



© Carlos Cubeiro

© Carlos Cubeiro

© Carlos Cubeiro

© Carlos Cubeiro