Archivo del blog

viernes, 11 de diciembre de 2015

Como un corazón

Ya ha llegado a mis manos el CD «Como un corazón», la grabación en estudio de lo que finalmente no pudo grabarse en directo (el cartel ya estaba en la calle cuando la Generalitat retiró a última hora su apoyo a un gran concierto de flamenco que iba a celebrarse en El Palau de la Música de Barcelona).
La idea y la producción del álbum son de Alberto Manzano y la gráfica es mía: un corazón flamenco que por fin podrá latir en directo a principios del año que viene, si todo va bien, en algunas de las mejores salas de Madrid y Barcelona.



jueves, 3 de diciembre de 2015

Presentación de «Serratología» en El Prat del Llobregat

Algunas instantáneas de la última presentación, hasta el momento, de «Serratología».
Junto a Jordi Vicente, en la Biblioteca Antonio Martín de El Prat de Llobregat.






Tras las huellas de Óscar L. Zaid. Documental


Continúa el misterio en torno al malogrado autor de «Manuel de autoayuda para suicidas», Óscar L. Zaid. Este microdocumental, con más buena intención que acierto, pretende despejar las incógnitas.


sábado, 24 de octubre de 2015

Los macarras de la moral



 
© carlos cubeiro. Ilustración para «Los macarras de la moral», del libro «Serratología»


Vivimos en un país donde el clero todavía tiene un poder y, por tanto, una impunidad, exagerados. No representan a nada ni a nadie, y están en las antípodas de cualquier interpretación honesta de los evangelios. Cada vez que uno de sus representantes abre la boca, es la oligarquía, el fascismo y la cerrazón intelectual quien habla desde la más siniestra caverna. Pero nuestros curas, además, son castizos y chulos más allá de sus posibilidades, que para eso son de donde son. Los que paseaban bajo palio al pequeño genocida se creen con derecho a dar lecciones de ética. La canción de Serrat «Los macarras de la moral» retrata a la jerarquía eclesiástica, desde el título, con precisión de cirujano. «Si no fueran tan dañinos, nos darían lástima».


martes, 13 de octubre de 2015

Ilustraciones para un manual práctico para padres

La Fundación Bertelsmann acaba de editar la guía «¿Cómo orientar profesionalmente a su hijo?» con ilustraciones mías y dirección de arte y diseño de Winfried Bärhle.










viernes, 25 de septiembre de 2015

Amsterdam. Proyecto Brel

Amsterdam. © Carlos Cubeiro

En 2018 se cumplirán 40 años de la muerte de uno de los más grandes artistas que dio la canción francesa, del que han bebido prácticamente todos los que vinieron después. Con él tienen deudas contraídas, desde los cantautores patrios hasta David Bowie. Espero que para ese año el proyecto de libro ilustrado que empezó a caminar este mes pasado en Bruselas haya visto la luz. No será fácil encontrar editor y el escritor necesitará su tiempo.
De momento ya hay algunas decisiones tomadas: serán 33 canciones, el libro estará impreso en tres tintas directas y las ilustraciones aparecerán, junto a las citas de las canciones, a doble página.
He empezado a tomarle el pulso por una de mis canciones preferidas del poeta belga: Amsterdam. Para mi gusto, es un ejemplo perfecto de la alta calidad literaria de los textos de Brel. Curiosamente, no la grabó jamás en estudio, pero la interpretación en directo es de las que quedan para la historia, con un «crescendo» marca de la casa: sublime.

sábado, 19 de septiembre de 2015

Los autores de «Serratología» se encuentran con el argumento de su libro

Serrat junto a los autores de «Serratología», Jordi Vicente y Carlos Cubeiro

viernes, 11 de septiembre de 2015

Nuevo proyecto

Este agosto, en Bruselas, ha empezado a caminar, con pasos indecisos, un proyecto de libro. Esta es una primera aproximación al tema, la técnica, el color…


viernes, 31 de julio de 2015

Cubierta e ilustraciones para la novela de Sebastià Alzamora «La Malcontenta»

«La Malcontenta» es una novela breve muy difícil de encasillar y ese es, quizá, uno de sus principales atractivos. El tono es casi el de un western crepuscular, de aquellos que filmaba Sergio Leone, en los que la cámara se demoraba en describir la caída de una gota de agua sobre el sombrero de alguno de los personajes y donde, en medio de una belleza desolada, aderezada con música de Morricone, siempre parecía que estaba a punto de ocurrir algo terrible (y a menudo, ocurría). Pero es también una de aquellas historias que podrían haber contado los ciegos de pueblo en pueblo, historias que relataban las malandanzas tremendas de unos personajes proscritos, enraizados en un paisaje y una época. Añádase a todo ello una ambientación en la Mallorca del siglo XIX y unas pinceladas de género fantástico.

Para los encabezados de los capítulos he realizado algunas viñetas que recuerdan a aquellos toscos grabados de madera de la literatura de cordel. Decidí divertirme, agarrar las gubias y volver a trabajar en linóleum, una técnica que sólo había experimentado en mis años de estudiante.

«L'amor». La Malcontenta







«La tos». La Malcontenta



«La venjança». La Malcontenta

«La geperuda de la lira». La Malcontenta




«Claus de Crist». La Malcontenta


La cubierta que había marcado el estilo y que, en principio iba a salir, era esta:



© Carlos Cubeiro



Pero el departamento de márqueting de la editorial la encontró muy extraña y decidió apostar por lo seguro, así que, entre los diseñadores del grupo Planeta y yo acabamos haciendo esta otra:








sábado, 11 de julio de 2015

Cubiertas para «novela negra»

La cubierta de «El lleopard» marcó la pauta para esta pequeña colección (los títulos de Jo Nesbø) dentro de otra colección (A tot vent, Proa).  Creo que a menudo los editores están demasiado preocupados por mantener las características gráficas de una colección, mientras paralelamente se descuida la coherencia del catálogo. Esto es un hecho fácilmente constatable en colecciones emblemáticas, como los clásicos Austral, que todavía dan vueltas y vueltas en torno a un diseño que, ni conserva la esencia del original, ni se acaba de desvincular, mientras da cabida a autores mediáticos que restan credibilidad al conjunto del catálogo. El resultado es que el lector hace mucho tiempo que ha dejado de creer en las colecciones y se interesa más por títulos particulares.
Por tanto, a estas alturas, plantear una gráfica coherente para una serie de libros sólo resulta útil e interesante si estos libros tienen, en efecto, una conexión entre sí.
Por eso me parece muy buena idea lo de crear colecciones dentro de las colecciones. Gráfica de «best-seller» sin emplear la Trajan, lo que siempre es un alivio…



© Carlos Cubeiro

© Carlos Cubeiro

© Carlos Cubeiro

© Carlos Cubeiro

miércoles, 6 de mayo de 2015

Serratología en «Els matins de TV3» (6 de mayo de 2015)


miércoles, 8 de abril de 2015

Serratología. Presentación oficial


viernes, 20 de marzo de 2015

Serratología. Ya a la venta

Como estaba previsto, Comanegra ya está poniendo en circulación el libro Serratología. Han sido tres meses de intenso trabajo que ahora culminan con un volumen muy bien editado (tapa dura y papel offset para la tripa, comme il faut).
El libro tiene dos prólogos, uno de Jordi Vicente, acerca de los textos, y otro mío, hablando de las ilustraciones y de mi vinculación con el imaginario serratiano. Lo reproduzco a continuación.

Fotografía: Editorial Comanegra





Serratología
Sobre las ilustraciones

Las imágenes trazadas por la memoria son engañosas, pero convincentes. Recuerdo cuando, en uno de los habituales intercambios que tenían lugar en los aledaños del colegio, llegó a mis manos un cromo de Serrat. El autor de Mediterráneo aparecía sonriente y con las manos en los bolsillos de la cazadora. Seguramente porque lucía pelo largo y el niño que yo era —escaso de herramientas para interpretar el mundo— confiaba instintivamente en ciertos símbolos de la disidencia, simpaticé de inmediato con aquel célebre desconocido. Más tarde, en ese incierto lugar que media entre la infancia y la adolescencia, escuché por vez primera su disco dedicado a Machado. En ese momento se abrieron muchas puertas por las que accedí a otros mundos: Aute, Paco Ibáñez, Amancio Prada, Silvio y Pablo, y, más tarde, Brel, Brassens, Ferré… Y, por supuesto, al vasto universo de Serrat. ¡Cuántas horas habré pasado emborronando papeles, mientras su música sonaba una y otra vez en mi viejo casete! En la mesa contigua a la mía, mi padre se emocionaba con esas mismas canciones, mientras dibujaba esos indios y cowboys con los que alimentaba a su antropófaga y variada prole. Durante algunos años no volví a escuchar a Serrat. Ni el desapego ni el cansancio se contaban entre las razones: sencillamente el trémolo de su voz, aquellas melodías, me traían de vuelta un mundo desaparecido demasiado pronto: una «dulce melancolía» que preferí conjurar. Conocí a Jordi Vicente con motivo del libro que dedicamos a Leonard Cohen (con textos de Alberto Manzano). Un día comentamos la gran ilusión que nos haría a ambos dedicar uno similar a Serrat. Nos pusimos manos a la obra y preparamos una maqueta para visualizar el proyecto. Fue el momento de volver a los diecisiete y reencontrarme con sus canciones. La que escogí para hacer una primera ilustración fue Romance de Curro «El Palmo», a mi juicio una obra maestra en la que encontramos todo aquello que distingue la escritura y el imaginario de Serrat: entre otros rasgos, su capacidad para condensar una gran historia en unos minutos y la ternura que le inspiran sus protagonistas —siempre humildes, siempre reconocibles—, nunca exenta de una acerada socarronería. Ilustrar canciones es una aventura abocada —casi por definición— al fracaso y digo «casi», porque, definiciones académicas aparte, el destino de la ilustración no es «dar luz», sino establecer un diálogo a tres bandas entre el texto, la imagen y ese ser desconocido y cómplice necesario que es lector y espectador a un tiempo. No se trata, en nuestro caso, de encomendar cada canción a una imagen que la esclarezca o la concluya, sino de crear un artefacto visual que, bebiendo del texto, establezca su propio discurso. En otras palabras, estas ilustraciones no son mi visión de las canciones a las que acompañan dado que esta visión está ligada a la experiencia de una emoción y las emociones que suscita la contemplación, la lectura o la audición de una obra son, creo, intraducibles a cualquier lenguaje, sino, más bien, el testimonio de un aspecto colateral de esa experiencia y, a la vez, un tributo a un artista al que tanto —y tantos— queremos.

viernes, 6 de marzo de 2015

Diseño «CLIL Catalogue for Primary» (Santillana)

Mi segunda colaboración con Santillana ha sido este catálogo de 48 páginas. La representación de este tangram polícromo sirve de hilo conductor de toda la gráfica.


 




lunes, 19 de enero de 2015

Serratología. Última ilustración

Hoy he dado por finalizada la ilustración que hace el número 50 de la «Serratología». Ahora sólo queda concentrarse en el diseño del libro.

Lecciones de urbanidad. © carlos cubeiro


Que usted será lo que sea
–escoria de los mortales–
un perfecto desalmado,
pero con buenos modales.

Insulte con educación,
robe delicadamente,
asesine limpiamente
y time con distinción.

Calumnie pero sin faltar,
traicione con elegancia,
perfume su repugnancia
con exquisita urbanidad.

sábado, 17 de enero de 2015

Ilustraciones para libro de texto

Hace un año, las novedades legales en el ámbito educativo interrumpieron un trabajo que ya tenía muy adelantado. Se trataba de un total de unas cincuenta ilustraciones para un libro de texto de Lengua y Literatura castellana que publicará Cruïlla. Hace unos días volvimos a retomar el tema y ayer lo dimos por concluido.

Amores imposibles

Los gazapos de la ortografía

La construcción del lenguaje

Liberarse por la cultura

Quevedo

Vida y muerte

Eufemismos

Matrimonio en el siglo XIX

Vetusta y La Regenta

La mujer en el siglo XIX

Literatura de la vida cotidiana